Saltar al contenido

Che Payaso volvió más afilado que nunca

Por Ariel Ebra

PH: Laura Alcoba

Los Che Payaso volvieron a los escenarios luego de algunos años e hicieron agitar no solo las banderas del rock sino también las de la protesta y el compromiso social. La cita fue en el teatro Favaloro, el sábado pasadas las 22hs. Desde temprano se podía ver toda la parafernalia de los chepa: banderas pintadas a mano, fans con las remeras de la banda, autos ploteados con el payaso que distingue a la agrupación.

PH: Laura Alcoba


Los Che Payaso surcaron la pandemia con cambios en su formación y gestando un disco que fue el motivo de su show y de los que vendrá: Dios de los paganos. El último adelanto del nuevo material ya circula en las plataformas digitales y es “La ley del Opa”. La banda orbita entre un rock de guitarras bien al frente pero con muchos matices. El sábado se pudo escuchar una amalgama que reunía saxo, trompeta, acordeón, instrumentos de percusión y teclados con una base de dos guitarras, bajo y batería cual big band poderosa.

PH: Laura Alcoba


Las letras de la banda son otro de sus puntos fuertes, en ellas late el compromiso y la denuncia por
la violencia de género ( Candombe para las heridas) , las crónicas que pintan la realidad social ( La
voz del Leviatán) y la arenga a cambiar la realidad (Agite). El show presentó canciones del nuevo disco con material de sus anteriores producciones. Cuando Nico Franchino, cantante de la banda anunció que tocarían “Una marcha y un pañuelo “ incluído en su nuevo disco, dio paso a otro de los momentos más intensos de una gran noche: un tema sentido con una letra que se compromete a cada palabra con la memoria y el compromiso de los que luchan y no olvidan, un ejercicio de memoria necesario para toda la sociedad.

PH: Laura Alcoba


La banda también presentó “Por las calles de Tolosa” de su nuevo disco y realizó una versión súper rockera de “Vuelvan a los cuarteles “ con Fernando “ cocucha” Hortel, cantante de La Vieja Bis y subió aún más el fuego e intensidad de la noche.


Otro gran momento fue cuando el público tomó la posta en “Princesa agonía”, cantando la
canción a todo pulmón. Y todo fue una fiesta con banderas que flameaban bien alto y un público emocionado que cantaba todas las letras de memoria. Ni el calor de noviembre hizo que el pogo y el baile se detuviera un segundo en el teatro Favaloro.


Los chepa tuvieron su noche soñada y van por más. Cerraron con “Las causas perdidas “ y lo
dejaron todo. La banda anunció que el 7 de diciembre tocarán en Pura Vida.