Nota: Facu Gonzalo .

Todos alguna vez hemos sentido la satisfacción, la adrenalina placentera de mostrarle a un amigo esa banda que descubrimos gracias a los recomendados de YouTube. Hoy me toca compartir mi gran descubrimiento.

Cazacuervos es una banda bonaerense, más precisamente de la ciudad de Buenos Aires, la cual posiblemente sea uno de los mejores secretos guardados en la música emergente nacional, con su particular mezcla de Stoner Rock con tintes Hard y muchos estribillos pegadizos.

No es para menos que entre sus integrantes podamos encontrar varios ya consolidados en la escena, y de yapa alguno de ellos productores musicales, clave para el caldo primitivo de cualquier banda que quiera romper esquemas.

 



Conformados en un principio por Diego Velázquez, que toco en Árbol y Umaguma, el bajista Franco Barroso que fue integrante de Panza, Fetzet y actualmente de Parteplaneta, el guitarrista Andrés Mariuzzo que integro Besas Porno, el guitarrista Alejandro Canosa que paso por Agama y el baterista Andrés Beaudoux, que toco con Botafogo.

El primer trabajo de la banda se tituló “EP31”, un EP que cuenta con 6 canciones y tiene la particularidad que fue lanzado en formato digital a través de una “Live session” donde el video es lo más importante y donde podemos ver a los chicos ejecutando las canciones del EP. Dicho material puede ser visto en YouTube y su descarga es completamente gratuita.

Finalmente llegó el momento de lanzar un LP en el año 2015, y dio a luz “Abismo”, 11 canciones donde estos pibes no nos dejan dudas que llegaron para atropellar y comerse la escena. El disco no afloja en ningún momento, desde el minuto cero nos tiene con las manos sobre los auriculares; guitarras gruesas con riffs contundentes, un bajo que en ningún momento pasa desapercibido, una batería que no afloja nunca y una voz que termina de completar un círculo perfecto de canciones de lo más pesadas, pero al mismo tiempo de lo más melódicas con estribillos de esos que se te quedan girando en la cabeza por días.



Al año siguiente la banda sufre algunos cambios de formación, que la llevaron a convertirse en un power trio. De los cuervos originales solo quedaron Franco, quien también tomó las riendas de la voz, Alejandro en la viola, y luego reclutan a Hernán Rico en batería.

En 2018 consolidados con esta formación lanzan su segundo LP titulado “Irreversible”. Disco donde podemos percibir un salto de calidad enorme, y no es para menos ya que la banda cuenta con el productor Guillermo Porro quien trabajo con Marilina Bertoldi, La ley, y Parteplaneta entre otras bandas consagradas. Canciones densas y muy intensas a la vez, con un excelente balance de sonido en los instrumentos y voces suaves pero potentes que caracterizan los estribillos de los Caza.

Cuando suena Cazacuervos es inevitable no pensar en el dúo británico Royal Blood, o también por esos mismos lares traer a la mente y el oído a Muse, un bajo arrollador que acompaña a la guitarra de forma milimétrica e impecable, riffs de guitarra que nos recuerdan al mejor metal del comienzo de milenio y una batería que no para en ningún momento. El añadido de sintetizadores en su último trabajo por momentos nos trasporta a las mejores épocas de Linkin Park, generando una espectacular danza entre sonidos modernos y el potente Stoner de las épocas doradas del Rock. Con una estética al mejor estilo rockero de Palermo estos chicos sin duda vinieron para traer aire nuevo a nuestros oídos, a proponer música y estética, esta bandada de cuervos llego para arrasar y quedarse.


Categorías: Notas Fotos